Tengo un profundo dolor, en un lugar que no logro reconocer, creo que es mi alma.

Cada vez que te tengo cerca siento como si alguien oprimiera en el centro de mi pecho y cuando no estas, están constantemente rasgándolo.

No soporto tenerte cerca de mí y no poder tenerte y cuando logro alegarme de tu lado siento partirme en dos.

Esta vorágine de sentimientos está quemando las neuronas de mi cerebro y llevándome a la locura; atacando mi alma de tal manera que pareciera que quieren dejarme sin ella.

Has invadido mi corazón sin mi permiso. Esto nos llevara a la inevitable pulverización de mi alma y mi corazón.

No creo que haya cuerpo que resista tal ataque, así que después de eso yo solo sería un cascarón inerte vagando por la vida, fingiendo sentimientos para los demás y convenciéndome a mí misma de mi inerte felicidad.

 

Publicaciones relacionadas

¿La solidaridad femenina existe?

¿Esiste la solidaridad femenina? Eso mismo se pregunta Mª Isabel Cisneros en este artículo de Andariega Magazine. ¡Conoce la respuesta!

María Isabel Cisneros

Independencia femenina: la meta

Con los años, como persona y mujer que soy, he aprendido de muchos de los errores que he cometido y de las experiencias que he vivido.

Suscríbete

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Fusce tincidunt nunc venenatis massa
sagittis gravida at at arcu. Maecenas tincidunt ornare erat, sit amet
eleifend diam porttitor in.