[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»justified» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Los aromas que penetran en tu conciencia, son pequeños bálsamos  llenos de recuerdos que se esconden en tu memoria esperando a que nuevamente el placer de ese divino perfume penetran tus fosas nasales haciendo que tu mente revele esos momentos que guardaste; es lo que me paso después de una pequeña, pero buena sesión de sexo, el olor quedo en mi cuerpo y sobre todo en mis manos ya que las utilice mucho y muy bien para dar placer a mi amigo, pero luego de la divina delectación de mi cuerpo, tuve ir a trabajar; y fue  como tener sexo todo el día, pues cada que mis manos tocaban mi nariz, regresaba al mismo momento en que le realizaba una maravillosa felación, lamiendo sus testículos y acariciando su perineo primero con mi lengua y luego con la mano, mientras llevaba a mi boca su exquisito pene erecto para lamerlo de arriba hacia abajo, rodeando su cabeza con mi lengua y chupándolo ávidamente como una famélica, mientras el vibraba por lo que le hacía, su aroma en mis manos hacia que reviviera el justo momento en que me siento poderosa dándole placer a un hombre.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Publicaciones relacionadas

¿La solidaridad femenina existe?

¿Esiste la solidaridad femenina? Eso mismo se pregunta Mª Isabel Cisneros en este artículo de Andariega Magazine. ¡Conoce la respuesta!

María Isabel Cisneros

Independencia femenina: la meta

Con los años, como persona y mujer que soy, he aprendido de muchos de los errores que he cometido y de las experiencias que he vivido.

Suscríbete

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Fusce tincidunt nunc venenatis massa
sagittis gravida at at arcu. Maecenas tincidunt ornare erat, sit amet
eleifend diam porttitor in.